La grandeza de lo microscópico

Comenzaron a formalizarse apenas a mediados del siglo XX, pero rápidamente recorrieron un sendero que las llevó a multiplicar el talento especializado y a perseverar en la investigación en áreas de vanguardia, tarea en la que insisten, pese a la crisis

Cuando finalizó el gobierno de Juan Vicente Gómez eran notables las deficiencias en todos los sectores del país, una secuela del sopor causado por la dictadura. La muerte del Benemérito simbolizaba la cristalización de lo que hasta entonces había sido una remota esperanza: la modernización. Así, el gobierno de Eleazar López Contreras abriría un camino para dar los primeros pasos en esa ruta.
En el área científica, sin embargo, habría que esperar todavía hasta 1947, año de la fundación del Departamento de Ciencias Naturales de la Universidad Central de Venezuela ―embrión de una futura facultad― para que soplaran vientos de esperanza para el desarrollo científico pese a las difíciles condiciones del país. Las universidades aún deberían aguardar un poco más para la transición hacia la consolidación de equipos de investigación. De hecho, varias iniciativas partieron de las instituciones privadas y no del ámbito académico.
En el caso de la Universidad Central de Venezuela, el problema era la falta de personal técnico y científico para impulsar cualquier proyecto. Además, la planta del recinto era inadecuada. Eventualmente, la UCV contrató técnicos y especialistas extranjeros y venezolanos ―formados en el exterior― y la infraestructura fue dotada de la maquinaria pertinente.
Primeros pasos. Fue el rector Francisco De Venanzi quien oficializó la creación de la Facultad de Ciencias de la UCV, en 1958. El decano de esa dependencia, Ventura Echandía, menciona que precisamente uno de los aportes de la universidad fue que permitió que se replicara la creación otras facultades de Ciencias a lo largo del país. “Se formaron con personal egresado de esta facultad”, afirmó.
Cuando la Universidad de los Andes creó la Facultad de Ciencias, en 1970, el personal docente era de la UCV; lo mismo ocurrió en la Universidad Simón Bolívar. Entre otras contribuciones, Echandía destacó que la institución creó la segunda Escuela de Computación en el mundo, además de laboratorios pioneros en Venezuela de Biología, Química, Física y Matemáticas.
Enumeró, entre otros logros, el desarrollo de filtros de submarinos de la Armada Nacional de Venezuela, la realización de productos de apoyo a la agricultura y la creación de diferentes tipos de polímeros.
Un crecimiento progresivo. El decano de la Facultad de Ciencias de la ULA, Nelson Viloria, explicó que a finales de los años sesenta, el rector de entonces, Pedro Rincón Gutiérrez, comprendía lo que significaba la ciencia y, por tanto, se empeñó en la creación de una facultad que, además, cuenta con un equipamiento de punta como una planta de nitrógeno.
Viloria enumeró algunas contribuciones de la ULA: “El kit de detección de leishmaniasis y chagas que se utiliza en Venezuela y que produjo el laboratorio de esta facultad. Los laboratorios portátiles de Física diseñados por un profesor de aquí y una serie de investigaciones sobre los cultivos de papa o lechosa”.
Por otro lado, la Facultad Experimental de Ciencias de la Universidad del Zulia ha dedicado sus esfuerzos a la renovación de estructuras académicas para buscar la modernización frente al desgaste de otras instituciones. “En Química investigamos productos de alto valor agregado, en Física estamos en busca de la obtención de fuentes de energía alternativas y trabajamos en áreas como nanociencia, biotecnología, modelos matemáticos para el impacto ambiental, entre otros”, dice el decano de esta facultad, Merlín Rosales.
Los decanos de las facultades de Ciencia de la UCV, la ULA y LUZ coinciden en que la situación económica del país ha afectado las investigaciones. Esto se debe a que los insumos y equipos son costosos y los presupuestos, insuficientes. Sin embargo, se mantienen optimistas: “Las facultades de Ciencia siguen trabajando con todas las dificultades, con todo el problema burocrático y con todo eso, siguen haciendo investigaciones”, afirmó Viloria.